Header Ad

Categories

  • No hay categorías

Most Popular

Most Viewed

El Clarketazo: La cineasta de Hitler

Leni Riefenstahl, aquella cineasta alemana que estuvo relacionada con el régimen nazi, donde sus máximas obras fueron documentales sobre ellos. Su nombre verdadero era Helene Bertha Amelie Riefenstahl pero de cariño le decían Leni y su vida fue dedicada al arte. Primero deseó ser una bailarina de ballet, su madre fue quien apoyó a su hija para tener una carrera en la danza pero una lesión en su rodilla obligó a Leni a dejar el ballet.

Ella no sabía lo que le esperaba y su vida cambió al ver un póster promocional de una película cuando iba al doctor. Ahí mismo decidiría que sería actriz de cine aunque Leni anhelaba dirigir sus propios filmes. En su primer filme, La Luz Azul, interpretaría a una campesina que es odiada por la comunidad por ser una mujer diabólica y buscan la forma de expulsarla. En una sala privada, un espectador quedaba maravillado por esta actuación. Ese hombre resultó ser Adolfo Hitler, el futuro Führer.

Ella le correspondería cuando fue a verlo en un mitin. Hitler daba un discurso ante la multitud y he aquí las palabras de la cineasta alemana dijo del líder nazi:

Tuve una visión casi apocalíptica que nunca pude olvidar. Parecía que la superficie de la tierra se extendía frente a mí para partirse en medio  para escupir un enorme chorro  de agua tan poderoso que tocó el cielo y sacudió el firmamento.

Los dos estaban destinados a unir sus vidas bajo el sello de una bella amistad, o algo más. Adolf admiraba mucho a Riefenstahl, tenía un deseo carnal hacia la rubia directora de cine y esa pasión le hizo ofrecerle que filmara un mitin suyo, a lo cual Leni acepto encantada. Así fue como quedó su documental El triunfo de la fe. Después, el canciller le encargaría a Leni que plasmara en celuloide un evento masivo, a lo cual ella aceptó a cambio de ser apoyada en sus siguientes películas. De este pacto se generó el documental: El triunfo de la voluntad,  donde vemos que se reúnen a miles de personas donde todos ven a Hitler como un mesías. Leni no era querida por Goebbels, pero ella disfrutaba de la absoluta confianza del Führer siendo intocable. Se rumoreaba que hubo un amor entre la cineasta alemana y el líder nazi.

La rubia Riefenstahl estaba destinada a revolucionar el mundo de la cinematografía cuándo  Alemania fue sede de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 que se llevaría a cabo dentro del Estadio Olímpico. Lenin fue una de las primeras cineastas en aplicar tomas de seguimiento en un documental, colocando una cámara en los rieles para seguir el movimiento de los atletas. Riefenstahl emplearía la cámara lenta, tomas de buceo bajo el agua, tomas aérea panorámica y tomas para lograr una acción rápida. Este filme fue polémico debido a que los nazis lo explotarían para demostrar la superioridad de la raza aria. Leni inmortalizó en esta película a Jesse Owen como el hombre de raza negra que ganaría varias competencias a los atletas alemanes. La película Olympia fue un éxito y la cineasta alemana defendío al Führer, estas fueron sus palabras hacia el:

Para mí Hitler es el hombre más grande que jamás haya existido y posee una increíble fuerza masculina.

Lenin le mandó un telegrama a Hitler cuando invadió la capital de Francia, he aquí sus palabras:

Con una alegría indescriptible, profundamente conmovida y llena de gratitud compartimos con usted mi Führer la victoria más grande de Alemania, la entrada de las tropas alemanas en París. Supera cualquier cosa que la imaginación humana tenga el poder de concebir, logrando hazañas sin paralelo en la historia de la humanidad.

Todo parecía marchar a la perfección pero un suceso trágico cambió esa relación  de amistad y fue la muerte de su hermano en el frente ruso. Leni resentida y adolorida enfrió la admiración que tenía hacía Adolfo. A Riefenstahl a pesar de la guerra que se libraba, a ella sólo le importaba filmar por lo cual decidió hacer otra película: Tiefland. Donde Leni usaría como extras a gitanos, que desgraciadamente después de acabar el rodaje fueron llevados a los campos de concentración, donde murieron. Aunque la cineasta alemana negó siempre este hecho diciendo que los extras sobrevivieron  y que ella había tenido contacto con ellos después de la guerra. Pero el conflicto bélico continuaba y llegaba lentamente a su fin, para su mala fortuna ésta desfavorecía a Alemania.

Riefenstahl quiso escapar de Berlín pero en el transcurso de la huida, la cineasta fue capturada por las tropas estadounidenses y Leni, como era parte del régimen nazi fue arrestada y llevada ante los tribunales sólo por ser simpatizante de los nazis. La directora ante el juzgado de guerra dijo siempre que ignoraba el Holocausto, no sabía de los crímenes cometidos por los soldados de la esvástica, ella sólo anhelaba lo mejor para Alemania y creía que Hitler los llevaría a la grandeza y la gloria.  Leni fue encerrada en un manicomio para  desnazificarla fue  sometida aplicándole choques eléctricos, a pesar de ese cruel tratamiento que usaron como terapia. Para después ser acusada de ser una genocida, Riefenstahl ganó los casi cincuenta juicios donde la querían involucrar en crímenes de guerra pero jamás le pudieron comprobar su participación en uno de ellos. Únicamente fue una simpatizante de la ideología de Hitler, el tribunal de los Aliados la exoneraría de todos esos cargos que le imputaban pero su pasado  la condenaba a vivir en el  ostracismo.

La cineasta alemana ya nunca dirigiría otra película en su vida, su delito de simpatizar con los nazis le cerró todas las puertas del cine, nadie la quería apoyar por ser considerada culpable por la opinión pública. Ésta es la historia de Leni Riefenstahl, una mujer que logró cumplir sus sueños de dirigir y filmar, su único delito y garrafal error fue apoyar al régimen nazi ya que cuando éste se derrumbó, la arrastraría a ella consigo. A pesar de su enorme talento cinematográfico, la sociedad jamás le perdonó ser la cineasta de Hitler y la condenaron a un castigo demasiado cruel, ya nunca más volvería a realizar filmes, pero su legado perdurará.

    Escribe un comentario

    Your email address will not be published.