Header Ad

Categories

  • No hay categorías

Most Popular

Most Viewed

Header Ad

Enamorada – Reseña

La Época de Oro del cine mexicano rescata los valores -estéticos y éticos- que debía perseguir nuestra nación según sus autores. Los filmes que sobresalieron en esta etapa conjuntaron los ideales de la revolución y la solemnidad de su pueblo, creando así un imaginario del cual poder sentirnos orgullosos.

Enamorada (1946), del director Emilio Fernández, sigue estos pasos con una historia-combinación del melodrama y la cinta de la revolución. El General Juan José Reyes (Pedro Armendáriz) está profundamente enamorado de la mujer de clase alta Beatriz Peñafiel (María Félix).

Fuerte y anclada a un carácter irreverente, Beatriz constituye la figura antagónica/amada del General. Sus maneras, descuidadas, dejan entrever una seguridad francamente masculina. Nota: la misma Beatriz declara sus deseos de ser hombre para ponerse al tú por tú con el General y así darle una lección. Fin de la nota.

Es curioso cómo se retrata al personaje de María Félix, que, durante las escenas de mayor comicidad, burla a los hombres y los enfada con su actuar desconsiderado. Donde el mundo de la revolución es el mundo de los machos, y donde existe un México religioso y costumbrista, Beatriz logra -por momentos- escapar de esta imagen accesoria que consume a las mujeres de la Época de Oro.

La mirada fría de María Félix, así como su voz portentosa, remarcan la fuerza de su interpretación. No obstante, la increíble fotografía de Gabriel Figueroa nos recuerda la también belleza innegable de la actriz, a través de un plano magnífico de sus ojos brillantes.

Es necesario reconocer la maestría de Emilio Fernández, quien utiliza travellings y angulaciones en contrapicado, para exponer la belleza del entorno y los cielos de México. Asimismo, pasajes sutiles son adornados por imágenes sagradas y un coro infantil al interior de una iglesia.

Los personajes masculinos siguen la lógica del macho revolucionario o fiel a sus ideales, noción que conocemos bastante de sobra y que es predilecta de filmes ambientados en la revolución.

Sin duda Enamorada es una cinta que debe verse y estudiarse con ojos críticos, sin olvidar el tiempo en que fue concebida. Vale la pena detenerse ante este clásico para admirar su variedad de tonos, las sombras y luces de Gabriel Figueroa, y, no menos importante, la contribución de María Félix.

    Escribe un comentario

    Your email address will not be published.