Header Ad

Categories

  • No hay categorías

Most Popular

Most Viewed

Reseña Cat Sick Blues

Siempre podremos encontrar películas lo suficientemente raras en el género del Trash y definitivamente podríamos decir que Cat Sick Blues es la punta de uno de los tantos icebergs que flotan en este subgénero. 

La película que Dave Jackson retoma de su anterior cortometraje homónimo, es una pieza híbrida entre un slasher / trash que magnifica las características de estos géneros en una trama «pet friendly» bastante desagradable para el estómago de cualquier persona no acostumbrada a este tipo de cintas. 

La historia se centra en como Ted – un hombre adulto, el cual acaba de sufrir la muerte de su amado gato –  trata de traerlo de nuevo a la vida mediante el sacrificio de nueves vidas humanas; en este camino sádico y perverso, se encuentra y propicia una relación sexual con Claire, una mujer que también ha perdido a su gata, y que solo por hacer la trama más enfermiza (a propósito), fue violada al instante de que un hombre con aparente retraso mental asesinó accidentalmente a su mascota.

Es bastante mesurada la descripción arriba para contar la descabellada trama de Cat Sick Blues; y aunque la película australiana fue considerada una de las mejores en su género cuando fue estrenada en festivales de este tipo, el argumento se queda bastante monótono y con una gran cantidad de agujeros en él. El Trash es muchas veces confundido o encasillado con películas de Serie B, a veces por sus mismos realizadores, sin embargo soy de la opinión que este género (el Trash) no debería dejar a un lado el guión para avocarse al festín de imágenes horripilantes y desagradables que proyectan; un buen ejemplo de un guión más articulado o al menos que tiene un subtexto muy bien desarrollado, es el de “ Assholes”, película que comparte lugar junto con Cat Sick Blues en la muestra del festival Stuff MX que se está llevando a cabo en este momento en la Ciudad de México.

Además de las ya mencionadas características de su género, la película tiene aciertos en su fotografía, que aunque la dirección artística decae mucho la decoración de sus locaciones internas, la iluminación salva la atmósfera de este look grotesco que emana del interior de los personajes. Otro gran acierto es la actuación de Matthew C. Vaughan, el protagonista (Ted), que realmente nos presenta a un perverso y maniático asesino serial.

Para quien sea amante de las películas de este subgénero, recomiendo ampliamente que agreguen Cat Sick Blues a su lista, aunque si no comparten el gusto por este tipo de historias y estilo, preferentemente no vayan verla, ya que no tiene un aporte en lo mínimo significativo al quehacer cinematográfico.

    Escribe un comentario

    Your email address will not be published.